San Francisco Acatepec

A tan sólo 1,500 metros al sureste de  Tonantzintla se sitúa este otro poblado, cuya iglesia es también prodigiosa. Se cree que el decorado fue terminado en la primera mitad del Siglo XVIII, su interior está adornado con deslumbrantes retablos y yeserías de estado barroco y color dorado. El exterior es quizá el ejemplo más notable del uso de azulejo en la arquitectura religiosa de nuestro país: a diferencia de otras iglesias poblanas y tlaxcaltecas, donde los azulejos nunca llegan a ser el material predominante, aquí estos invaden la mayor parte de la fachada barroca-churrigueresca en un remolino de toros amarillos, azules y verdes. El interior no es menos asombroso: su decoración fascina tanto por la densidad y brillantez de las formas, como por la expresión de las imágenes. A diferencia del templo de Tonantzintla, en el de Acatepec no se insinúa el mundo indígena. Partiendo de la bóveda del coro, las yeserías refieren la Encarnación y el Alumbramiento del Hijo de Dios, mediante las figuras de la Santísima Trinidad y de un sol resplandeciente, y como consecuencia la formación de la Sagrada Familia, que aparece en la bóveda del testero.

This entry was posted in Turismo and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s