San Dimas y Tayoltita

Es una ranchería que de pronto se topó con la bonanza minera y  partir de finales del siglo se convirtió en la ciudad más importante de la región. En algún momento llegó a contar con más de 10,000 habitantes. Pero las vetas se agotaron y desde hace más de cien años se convirtió en lo que hoy es, un pueblo fantasma y una joya virreinal en medio de las ásperas quebradas duranguenses. Es todo un placer observar su iglesita recientemente remodelada, sus calles así como sus viejas casas. Por otro lado está, Tayoltita  que es una mina que produce millones de onzas de plata. Desde Tayoltita se puede continuar al sur, al poblado de Cebollas don de baja el camino a la quebrada de Ventanas, o bien se puede enfilar al poniente, rumbo a los pueblos serranos del vecino estado de Sinaloa, también puedes visitar los restos de la hacienda de el Pilar y su bella capilla Dedicada a Nuestra Señora de la Candelaria, o ir en busca de los raros restos de la cultura Paquimé escondidos en las quebradas. Estos caminos son grandes desafíos, pero las complicaciones que ofrecen son muchos menores a sus  recompensas .

This entry was posted in Turismo and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s