Tesoros de Antaño

Parecería que entre Mazatlán y Culiacán hubiera un enorme vacío. Nada más lejos de la verdad: La región está llena de pueblos y pequeños rincones orgullosos de sus artesanías, de su arte virreinal, de sus playas y presas, montes y barracas con retazos de la vegetación y la fauna autóctonas. Para el caminante, ésta puede ser una buena opción: y lo es, sobre todo para quien la busca adentrarse en la historia antigua del Noroeste de México. Aquí se encuentran dos excelentes muestrarios del arte y del pasado indígena y virreinal de Sinaloa. El primero es las Labradas, pedregal playero repleto de petroglifos que aún buscan a su intérprete: el otro lado es Cosalá, poblado señorial de los más bellos que puedas disfrutar en México al lado norte del Trópico de Cáncer y rodeado, además, de majestuosos paisajes. También está San Ignacio. En su origen fue una misión jesuita fundada a finales del siglo XVI. Con el paso de los siglos la misión de vino en un agradable pueblo que ahora es cabecera municipal.

This entry was posted in Turismo and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s